Ley que regula las cámaras de vigilancia en España

Ley Orgánica 15/1999 de Protección de los Datos de Carácter Personal… ¿Te suena familiar? ¿Has escuchado hablar de ella alguna vez? ¿En qué consiste este instrumento jurídico?

Básicamente, se trata de una norma que regula el uso de las cámaras de vigilancia en España, con la finalidad de proteger las libertades privadas y públicas; además, de los derechos fundamentales de cada individuo.

Desde su promulgación en diciembre de 1999, la intención ha sido resguardar la intimidad, la privacidad familiar e individual, el honor de las personas y, por su puesto, el secreto de las comunicaciones.

El texto consta de 49 artículos en los que establecen la protección de los datos tras el uso de las videovigilancias. Entonces, bastará solo el hecho de captar el dato o la imagen (no solo grabar y almacenar) para quedar sujeto a regulaciones.

Sin embargo, quedan exentos a algún tipo de sanciones cualquier dato que se haya recopilado para uso exclusivamente doméstico, asuntos de interés para el Estado español o aquella información relacionada a investigaciones contra delitos graves como el terrorismo u otros ilícitos vinculados a la delincuencia organizada.

Por su fuera poco, se dice que a raíz de esta ley, aprobada por mayoría de votos por las Cortes Generales, fue constituida la Agencia Española de Protección de Datos, a fin de hacer cumplir todos los lineamientos establecidos en la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal.

¿En qué momento debe aplicarse la ley-que-regula-las-cámaras-de-vigilancia-en-espana?

Para que la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal puede ponerse en marcha, es necesario estar presentas ante estos dos escenarios:

– Que haya la captación, grabación, almacenamiento y conservación de imágenes.

– Cuando las imágenes captadas, grabadas y almacenadas correspondan a individuos identificados e identificables.

El instrumento jurídico no tendrá validez cuando la persona captada o grabada en cámaras de video haya dado su consentimiento, por escrito o de forma tácita, de acuerdo al tratamiento que se le vaya a dar a la imagen recabada.

Pero también se da otro caso en la que la normativa no tiende a ser aplicada y es en las imágenes captadas, grabadas y divulgadas por los medios de comunicación masivos.

Qué se debe tomar en consideración

Para que esta Ley Orgánica no tenga ningún tipo de implicaciones, es necesario tomar en consideración una serie de recomendaciones. A continuación, alguna de ellas:

– Se habla de una proporcionalidad entre el modo cómo se consiguen las imágenes y el fin que se le quiere dar. Este es un punto muy importante y, en ocasiones, las partes involucradas desconocen sobre el tema.

– Cuando exista la intención de captar o grabar una imagen debe informarse previamente. Esta consideración excluye las imágenes obtenidas de forma secreta cuando se sospecha sobre la concurrencia de un delito.

– Están terminantemente prohibidas la grabación en espacios públicos para fines determinados.

– Si es necesario hacer imágenes en vías públicas para cualquier fin, se debe llevar a cabo de forma limitada.

– Es sumamente necesario respetar el derecho a la privacidad de cualquier persona.

– Evita cualquier grabación en el interior de alguna vivienda y en lugares tan íntimos como la habitación o los baños.

Si realmente tienes dudas sobre la aplicación de esta ley, será mejor consultar a un experto para que explique las normas y riesgos que conlleva el uso de cámaras de seguridad en España.

¿Quiénes pueden ver las grabaciones?

Es innegable que los responsables de la colocación de cámaras de video en zonas indebidas serán los primeros en ver el material captado y almacenado, aunque le ley se los restrinja.

Pero tras la aplicación de la norma, solo podrás ser vistas por un juez o la policía cuando son requeridas para la investigación, o por otra persona autorizada por la misma ley.

Leave a Reply